Vanidad

Me escribió un desconocido. Para decirme que le encantaba mi trabajo y preguntarme dónde podía él, en qué escuela o universidad, aprender a pintar como yo lo hago.

Me sentí halagado, por supuesto. Le contesté que no era buena idea comenzar unos estudios artísticos en función de alguien que en ese momento te interesa mucho.

Le invité a conocer mi estudio, a hablar, a visitar la exposición que hasta el ocho de diciembre está abierta en la ciudadela de Pamplona.

Luego pensé que ésta sería una idea que se podía desarrollar. Escribir a muy distintos artistas en estos términos: quiero pintar (o cantar, o novelar, o actuar…según cada caso) como tú ¿dónde puedo aprender?

Y reunir esas respuestas. Las de quienes picarán el anzuelo del engreimiento, los que no. Y cómo contesta cada uno.