Esclavos

Leo sobre la guerra civil norteamericana, en qué medida se pretendió que fuera a decidir la cuestión de la esclavitud.

No deja de estremecerme la situación de cientos de miles de personas esclavizadas por una sociedad que se reclamaba cristiana y que ochenta años antes del estallido de la guerra ya había declarado solemne, revolucionariamente, que todos los hombres habían sido creados iguales.

Que una sociedad del siglo XIX, desarrollada, rica, joven, formada en su origen en buena parte por personas que huían de sus países en busca de libertad y de oportunidades sometiera durante décadas a otros seres humanos hasta el punto de considerarlos su absoluta propiedad se me hace inexplicable. Y muy doloroso.

Sé que hoy en día sigue existiendo la esclavitud. Pero hasta donde yo sé no es esa que como tal se sostiene en leyes y en sentencias que la justifican y la alientan plenamente como ocurría en los Estados Unidos hasta el año 1865.

Mis próximos trabajos pictóricos van a tener esto muy en cuenta.