sukilbide

De los otros.

Durante más o menos tres años Adolfo Lázaro pintó con los colores de otros. No porque no tuviera dinero con el que comprar los óleos sino porque consideraba que él pintaba significativamente mejor que los demás. Así que, con mucho disimulo, en esa época robaba un tubo o dos cada vez que visitaba el estudio de un colega, acción que le parecía de lo más justa y conveniente para todos porque suponía que de esta manera reducía, siquiera mínimamente, la producción de cuadros mediocres. También es cierto que las cosas que le salían pintadas no las tenía verdaderamente como propias y cuando las vendía, que vendía poco, las dejaba algo más baratas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s