sukilbide

Presas.

No reparar en las sombras, si se puede, no cruzarse con ellas. Ignorarlas por lo que tienen de condenada condición rastrera. Son presas de suelos y paredes. Mejor mirar a otro lado, alzar la vista. 

Señas de esclavitud, de nuestro vuelo bajo. Definitivamente privadas como ninguna otra cosa de cualquier color que no sea el gris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s