sukilbide

Secos.

Muchos de los colores que aplicas en una pintura, al secarse, cambian. Por lo general pierden brillo, luz. Oleos, acrílicos, tienden a apagarse. Depende de calidades, de la cantidad que pones, de si para los primeros añades aceites, barnices, disolventes. Si los extiendes mucho -y en qué dirección sobre el entramado de hilos de la tela- si mezclas, sobre qué tipo de tejido los aplicas, si a los segundos les añades agua.

No todos los colores en las mismas condiciones pierden lo mismo. 

Jaime Melgar tiene predilección por trabajar con los fieles, los que conservan mejor su identidad inicial, pero también le gusta tratar con los otros, con los que van a obrar por su cuenta. No está dispuesto a prescindir de ninguno, no cuestiona su lealtad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s